martes, 10 de septiembre de 2013

poema - LAS TRES PLUMAS NEGRAS - pluma de sangre- tiempo



poema 2 - TIEMPO

PLUMA DE SANGRE


Aquel día contemple el techo celeste
de las pretensiones del hombre constructor de antaño
tampoco es que fuera mucho
pero entonces creía erigir la escalera que llevaba a las salas de los ángeles.

Te dije en voz alta lo que veía, te lo explique, lo hice en tu idioma
Te lo desgrane en balde porque tus ojos contemplaban otro paisaje.
Ese día moriste
Tu cuerpo de piedra grácil se convirtió en el reloj de arena entre dos mundos
Esta vida no ha sido mía
Todos estos años, mi carne zarandeada
ha deambulado el mundo esperando el regreso de un hombre que no había nacido
ningún humano nace sabiendo que vivir significa matar
hoy he vuelto a la escalera
He recordado que cuando te dije que podía volar, tu guardaste silencio
No pudiste darme lo que no tenias
Las alas hay que ganárselas por el camino largo
Casi me muero
Casi me matan
Casi me mato
He llegado después de girar una galaxia entera
Estoy en el origen pero ya no soy la misma cosa
Tu eres la ultima cadena, la mas gruesa
La mas antigua de esta vida, la primera de la otra
Toda la existencia padeciendo que fuese tuya hasta los ancestros primigenios
En mi piel se advierten los jeroglíficos de todos los otros
Hasta que no era mas que simple plasma al rojo
Ya no me duele que seas tú
Soy tu asesino y mañana la tierra es nueva
Tu herencia muere contigo, no quiero para el mundo lo que ofreces
Ya te espere suficiente hasta desgastarse el anhelo
No llores ahora
Es tarde para eso
Es tarde para que regreses al agua, ya no tienes branquias
Tampoco te sustenta el aire por que nunca soñaste
La cueva en la que te escondes vomitara tus huesos para que el sol blanquee tu huella
Dentro de unos años, las extremidades metálicas de un dinosaurio mecánico
molerá los vestigios de lo que pudiste ser.

6 comentarios:

  1. un escalofrío, una semilla de lengua de salamandra, una lluvia de madreselvas rojas, un charco hecho con bocas que se abren como precipicios y gritan y estertoran un horizonte y cantan el peso del cuerpo como la herida y la cascada... tú lo debiste de oír ya todo eso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un laberinto de zarzamoras movedizas, la urraca grazna runas estridentes que llaman al viento,
      Se lleva la ponzoña que estúpido dejé me empañara el juicio, levanto los brazos y mutan la carne y los huesos, el córvido calla, el cielo se desgarra abriendo la matriz a la negrura del todo, alzo el vuelo para desaparecer.
      La mañana trae prímulas escaladoras sobre el monte de la cascara que una vez me albergó.
      Lo se y no hay otro camino.

      Eliminar
  2. Estimado amigo: He contestado su pregunta por e-mail. Dígame si me ha recibido.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La recibí, gracias por el esfuerzo.
      Un cordial abrazo.

      Eliminar
  3. Profundidad en tus letras, he viajado siguiéndolas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las traje después de viajarlas y ahora son de todos.
      Un abrazo Soledad.

      Eliminar