miércoles, 25 de diciembre de 2013

Pensando en el tiempo perdido, perdiendo el tiempo vivo.



  Cogió la naranja impulsado por el cítrico recuerdo, con la boca paladeando el dulce que devendría. Las que quedaban en el plato plano a modo de frutero pertenecían a la misma compra, todas deberían ser iguales, por esto no se preocupo de sorprenderse negativa mente ante lo inesperado. Dudo un instante si lavarla, la hartura existencial le encamino hacia el sofá donde se dejó caer de  golpe. En el reposa brazos descansaba un platito con restos de jamón de una comida anterior, en forma de diminutas motitas que no pensaba apurar, decidió que haría las veces de papelera, donde reposarían las mondas del fruto. 

Se pregunto por que no hizo aquel viaje a valencia, cuando era joven y las energías fluían irrefrenables por las calles de la inocencia, ahora le costaría mucho mas y dudaba de poder hacer algo así, aunque tuviera las fuerzas físicas para tamaña empresa. Se dijo a si mismo que si volviese un momento como aquel, cogería la ola como si fuese lo mas importante en su vida, si no lo único. 

  ¿Que seria de el ahora si hubiese dado aquel paso?. Aun recuerda como si fuese ayer cuando Tom le pregunto qué era lo que le retenía. Entonces contaba con dieciséis años, muchas ganas de todo, de comerse el mundo y parte del cielo, pero sin guía, sin camino, y por consiguiente avocado a la derrota hasta apagarse, lentamente, sin remisión, y aunque no imposible del todo, remontar un sueño ahora, resultaría demasiado difícil después de todo este tiempo y menos aun con el alma tocada. Ahora, después de tantos años reteniendo las aguas de la ilusión, con gruesos muros de miedo, levantados por él mismo, fuertemente cimentados con la argamasa de una educación ruidosa y poco sustancial, pensó que era tarde. Después de haberse estado diciendo a si mismo toda la vida, que los sueños son las mariconadas de los que no tienen los pies en la tierra. 
Descubrió hacia ya tiempo y amargamente, que estos, tienen vida propia, que parecen cervatillos inocentes, e incluso estúpidos cuando brotan de una mente ilusionada. Para convertirse con el tiempo, en entes estancados, en energías podridas cuyo hedor te alcanza tarde o temprano, sin importar cuan hondo te escondas, es algo que llevas contigo, un órgano mas, uno que no se puede estirpar en un quirófano, ni en el diván de un lee mentes.

  De un plumazo mandó a la mierda sus pensamientos, balbuceó un juramento que le devolvió al mundo decidido a sobrevivir con la misma armadura. Encendió la tele con el mando a distancia, selecciono un canal y bajo la mirada en busca del cuchillo para comenzar a pelar. Asombrado observo la monda de una sola pieza, enrollada sobre si misma descansando en el centro del plato. En la boca tenia un regusto ácido. Levanto las manos húmedas, contemplando los surcos antañosos, después de unos segundos interminables se cubrió la cara y sollozó.

Comentarios 28 - para Hoguera de ideas



Un cuervo dorado reposado me abrasa la garganta de diciembre
El negro aleteo codifica el viento desterrando nubes de galimatias discordantes
Agradezco roncamente el velo de tus palabras en soledades disipadas
Como una constante que reconforta al físico practico en su laboratorio de juegos universales
Paseo por el papiro de luces eléctricas dejando romper mi mente con el mazo del sabor ajeno
Un regusto que sabe a todos, alimentados del todo que es uno
La estrella marca el camino
La luz a los ojos indica el puerto
La resistencia es el camino
El barro que adormece las carnes del complaciente sera la tumba de los conformistas
Lo vagos
Ciegos sabedores, que cobardes hieren la risa inventiva de inocentes fuerzas veraces
El dorado cuervo apura un ultimo vuelo y se sumerge sumergiéndome en los pozos del laberinto de la aventura soñada.
Salud
Ayer cacé y por eso hoy como
Felices fiestas paganas


enlace - Hoguera de ideas

miércoles, 9 de octubre de 2013

Comentarios 27 - para Rafael González Serrano - Edwar lee Masters, antología de Spoon Rivers


Jenderson alzo lentamente la boca negra de cañón doble y largo
marcando la figura conocida de su hermano vecino
cuando su carne durmiera bajo la madre que nutre los olivos
el camino al corazón de hermelinda seria de tramo corto
el hombre que es no seria el que sera tras agatillar la sentencia de plomo
ya no escucharía al sabio cuervo, ni vería vencejos gritar al viento
sus manos no podrían amar las rosas podadas y sus labios nunca reirían las elocuencias de los infantes
muerto
vivo
bagaría poseedor del anhelo ajeno
rota la ecuación celeste
alterada la corriente destinada
un segundo para ser dios de su vida
hacedor de ecosistemas humanos
ella le aceptaría
no le querría
el metal rugió metal
abrojos de muerte se cernieron sobre el paseante incauto
enamorado
ausente
el cuerpo yermo planto deseos rotos en la tierra ávida
Jenderson saboreo el triunfo un segundo
después se murió
y marcho raudo, vacío, en pos de un reflejo en el rostro de ella.

Ese escritor tiene una pinta fantástica, parece un libro increíble.
Si puedo lo leo.
Un abrazo Rafael González Serrano.

Atentamente Johnson Ulises.

martes, 8 de octubre de 2013

Comentarios 26 - para Paula Ramos Medero - Microcuentos del recuerdo


Congelada tras el primer click, viva de nuevo entre el segundo y el tercero
lo que ves es la realidad que te nutre
lo que oyes es mi alma cantando su nombre
es tu ausencia lo que plasma ahora mi añoranza
espiga en la memoria

Precioso cuento el tuyo, me inspiro unas lineas.
Un saludo.
Johnson Ulises.

Comentarios 25 - Victor Virol - Geometría



No hace falta nombre ¿verdad?
No
Es un sabor
Una elección
Un recuerdo en las yemas
Una promesa
La garganta rota de gritar al mundo sordo
Una sonrisa grabada en la cornea
Un pesar por lo mezquino
No olvides que el mundo eres tu, y ella y todo lo demás, incluso la impotencia de lo que duele.

Tus palabras me inspiraron, espero no ofenderle.
Un saludo.

Johnson Ulises.

Comentarios 24 - para Felipe Zapico - Cupones de descuento

Hoy fui a un museo
vendían toda clase de arte
me gusto un Velazquez, carísimo
llame decidido al digno poseedor
y me aseguro que al comprarlo por cien mil euros
me darían mil cafés en la cantina del museo
dije que tenia que pensarlo
y continué camino con la sensación bailando en derredor de que algo se cuajaba
por todas partes los escaparates de los bancos ofertaban una vida mejor solo para mi
a un coste ridículo y al alcance de la mano firmante de un gran hombre inteligente
por la calle busque un policía al que preguntar por la dirección de un concesionario
pero uve de conformarme con una señora bajita de cara redonda que me miro cual extranjero
están muy ocupados desalojando gente de sus casas, bueno de las casas de los bancos
contrariado eche un pie tras otro hasta alcanzar un polígono anexo plagado de tiendas
en una de ellas entre, dispuesto a salir rodando un carro a mi altura
el tipo, el vendedor adulante, lubrico bien mi orgullo
insalivando ventajas para hombres decididos
aseguraba triunfos masculinos irrefutables
me decidí por uno que afirmaba solo los dioses debían montarlo
y saque los fajos dispuesto en ancha sonrisa
el jambo concluyo que me regalarían cien litros de aceite para motores
entonces pensé y dije que debía pensar
salí de allí con cúmulo de sentimientos encontrados en la cabeza
unos metros mas adelante paro un hombre en furgoneta, me saludo y dijo
¿tienes hambre?
iba montado en un vehículo transformado en casa tienda de comida
hacia bocadillos y dormía en el mismo sitio
yo estaba aturdido por la mañana complicada, pero mi estomago pidió un super destroyer
consistía en rebanada de pan, loncha queso, tiras beicon, tomate pera en rodajas
loncha queso y salsa oscura secreto de la casa.
estaba bueno, que va, buenísimo, el tipo pincho una música agradable mientras engullía sabroso almuerzo, al termino le dije, ¿que le debo amigo?
nada
¿como nada?
nada
no entiendo
nada
¿entonces es gratis?
nada
¿y de que vive usted?
gane miles de millones, y mientras forjaba mi imperio industrial, lo perdí todo, familia, esposa, hijos, amigos. ¿y que me quedo a parte de la ingente pasta?
nada, le respondí
nada, dijo
se marcho feliz
esa mañana termino cuando me hice con una identidad falsa carísima multifuncional, me lo gaste todo en ella.
luego pedí créditos enormes en todos los bancos que encontré.
luego compre el museo y puse gratis la entrada.
luego vendí todos los cuadros a ricos del mundo y llene las salas del museo con lienzos en blanco y pinturas y pinceles para que cualquiera pintara lo que quisiera.
luego compre todos los coches de la ciudad.
que aplaste en cubitos en un desguace con los que hice una escultura enorme que podía verse desde el cielo, para que todo el mundo pudiese verlo desde Google maps.
se podía leer "busca el amor, y una furgo que se llama super bocatas y deja de ver la tele, café gratis en el museo del prado"
luego compre todos los burros de España y se los di a la gente para que fueran de aquí para allá.
finalmente me fui a casa.
Que tengáis un buen día.

Saludos señor, su entrada me ha inspirado, espero no ofenderle, no es mi intención.
Me gusta su blog

Atentamente Johnson Ulises.


viernes, 4 de octubre de 2013

Comentarios 23 - para Pepe Pereza



Dicen que hay que ser feliz para crear, que el orden y la limpieza son necesarios para producir la materia que arde en los hornos del alma, Que solo cuando tu entorno esta asegurado puedes expandirte mas allá de la mera supervivencia para volar en las corrientes del arte. Dicen.
Hay dos razones para que la hoja se mantenga virgen en el tiempo.
Interior vacío y miedo.
Una casa sin alquiler podría ser un castillo. O no. Depende del inquilino.
Un buen relato.


Atentamente Johnson ULises.


Comentarios 22 - para Sebastiàn Trento - Cariño, Cariñito - Lundehund



Los días eran el mismo, todos fundidos sobre los raíles. Salí a buscarte después de abandonarte en casa, como a los objetos que arriendan polvo en el garaje, en el lado de lo inservible.

Kilómetros, cientos y mas de ellos, y cada noche le pongo tu nombre a todas las sabanas húmedas de sexo. Todas las cuevas son copias de copias del día que te conocí, cuando te pregunte el nombre en los ecos de tu coño.

Hostia con la vocecilla que sabe, mierda con su justicia, no tengo fuerza para ese traje, me arranco la piel y me lanzo sobre abrojos de culpa.

Voy a cambiarme de sexo, empezare por una peluca a  la que pondré tu nombre, me dejara el juez poner tu foto en mi carne. Pero antes inseminare a todas las mujeres del mundo, los niños alimentaran el caldero de los dioses y ellas poblaran la tierra para que pueda ver tu cara aya a donde vaya.

Estoy en medio del campo, el tren no me aguantaba y le despedí tirándome en voltereta, he caído sobre unos cardos. Entre los matojos hay una revista porno agrisada por el sol, donde te veo follando con un machote que no soy yo.

Su relato me ha inspirado señor, espero no ofenderle.
Atentamente Johnson Ulises.


jueves, 3 de octubre de 2013

EDIFICIO - URSA - relato nº 1 - PARALISIS

 Johnson Ulises 

Demandantes: 1) Chapu Valdegrama/tema-Los celos:
monserga-palangana-estetoscopio-viruela-linfocito.
2) La ornitorrinco verde/tema ...
tetas-malditismo-españa-poeta triste.
3) Maria Marta M.P/tema- ...
doula-criptopolvo-oreja-bipolaridad-constancia.

EDIFICIO URSA - BLOQUE 3 - planta 9

Letra E - PARALISIS

Entro a toda velocidad en el edificio que conocía bien. Su aspecto, ubicación, vivía allí. Siempre cogía el ascensor, siempre, le esperaba si no le estaba esperando a el, no era claustrofobico, le gustaba, tanto cuando subía como cuando bajaba. El bloque tenia escaleras, como todos en todas partes, hoy iba a conocerlas bien, hoy no le esperaba la caja lenta, ni siquiera echaría en falta la monserga de la vocecita seductora y muerta de la mujer electrónica que anunciaba la condición del viaje - subiendo - - bajando- - cierre de puertas-. Estaba tan nervioso por lo ocurrido en la calle que solo los automatismos vitales de su mente y la memoria muscular pudieron traerlo de vuelta. Nunca te levantas una mañana en toda tu vida pensando que algo así podría ocurrirte. De saberlo, no saldrías de casa, no querrías despertarte, ni siquiera seguir vivo. Tampoco escucharía el - novena planta- de la mujer muerta del ataúd metálico-plastificado del sube-baja. Hoy no podía esperar, fue directo a la puerta que daba a la escalera, vio su mano coger el aire junto al picaporte por dos intentos, el tercero consistió en golpear la puerta exigiéndola que lo dejara pasar, que allí no estaba seguro, a las cuatro patadas el picaporte aulló con un crack sordo y cedió el paso al vecino lloroso que temblaba histérico. Subió los escalones de cuatro en cuatro con el pie derecho dolorido anunciando posibles hematomas. Solo pensaba en subir, subir hasta la protección de su piso, cuanto mas gritaba el pie, mas se impulsaba hacia arriba.

En el 5º piso desaparecieron las fuerzas, utilizo como recurso el terror que intentaba consumirlo para terminar el trayecto. Meter la llave en la cerradura le hizo parecer un borracho. Por fin dentro cerro de un portazo. Apoyo la espalda contra la hoja de madera como si pudiera contener una horda asaltante y busco sosiego en el mobiliario conocido. Algunas cosas parecían nuevas, le saludaban como si acabasen de instalarse en el apartamento. El espejo de la entrada mostraba una cenefa plagada de diminutas hojitas que se entrelazaban entre si, formando una filigrana indisoluble. No se reconocía en el hombre que aparecía al otro lado del cristal, mostraba los ojos enrojecidos y sudaba copiosamente. Miro en todas direcciones, temeroso incluso del aire que le aprisionaba la camisa empapada. Se desnudo de camino a la ducha, sujetándose a la pared del pasillo para no caerse, dejando un rastro de huellas dactilares con cada prenda que se quitaba. El suelo quedó sembrado de ropa multicolor. Tenia la esperanza de que el agua se llevara la desazón que lo atenazaba, o por lo menos que la mitigara en parte. No llego. Equivoco la habitación trastornado como estaba y acabo en el dormitorio, tumbado boca abajo sobre la cama.

Cuando despertó la luz parecía la misma de antes, se expandía como la viruela lamiendo cada objeto. Entrecerró los ojos dolientes y alargo el brazo para cerrar las cortinas, pero no lo vio suspendido ante el, para realizar el trabajo encomendado. No se movía, no podía hacerlo, no podía moverse, abrió los ojos hasta el máximo permitido y entendió que estaba paralizado. Después de varias horas de desesperación se sentía como un bebe indefenso, habría dado lo que fuese por una doula benevolente. Apoyado sobre su oreja derecha comenzó a escuchar voces. Se encontraba mentalmente ko, agotado por el esfuerzo de gritar sin conseguirlo, no aceptaba su situación.

Desde su posición podía ver la puerta abierta y la pared del pasillo, la constancia de los colores se desvanecía con el movimiento del sol. Junto a la puerta se entretuvo observando la bipolaridad de los trazos de un Velpister titulado criptopolvo, un cuadro dedicado al malditismo de los poetas tristes de una España indiferente. El autor plago el lienzo con el cuerpo de una mujer desnuda, las tetas resaltadas para encumbrar el erotismo como fuente de inspiración terrenal.

Estaba tan asustado por su estado que tuvo celos de las motitas de polvo, que deambulaban como linfocitos libres por la estancia, posándose a placer sobre objetos escogidos, el teléfono movíl sobre la cajonera, la lampara sobre la mesilla de noche, una palangana para ropa sucia. La cama entera parecía un estetoscopio gigante que atronaba su corazón sobrecalentado. No podía moverse, no entendía porqué y no sabia que iba a ocurrir. Las voces aparecieron de nuevo, pero no venían de su oído, se encontraban en su mente, después de unos minutos de estupor, se relajo, se conecto, creyó reconocer al vecino del quinto, el de la puerta B. El señor Juan, de unos cuarenta y cinco años, hablaba con su sobrina pequeña, Marina. La decía que se quitara la camiseta.


Comentarios 21 - para Jose Ramon Santana Vazquez - Horas Rotas




Todos son uno
de misma sangre cambiante
bajo la nutriente sentencia azul
Volutas de carne invisible
mutan alvéolos esponjosos
todo parte del todo
Latentes terrores se anunciaron
puntales avistaron la sombra en rosadas pieles.

Temeroso los lazos marchitos, se encoge el infante por el jardín caduco
Frio calor amalgamado
hoguera consumidora en la tierra, que aguardaba glaciada en profundidades
Lo cuento a el suplicante, un antiguo enemigo griego, una legión del inconsciente
Inclina la cabeza en la ponzoña acuosa, embrionario cadáver
Perseguido por hordas hermanas, canibales justicieros redentores
Salva distancias un muro con movimiento desbastador
claman castigo ensordecedores, por osadía impetuosa
apocalipsis retorcido
Se abren abismos entre mente y cuerpo, inalcanzables para la larva
Con susurros fui bálsamo embriagador, emplasto renovador
Vendas para las llagas, lentamente la labor penosa.

Desnudo de hierro el caballero
en igualdad contemplativa
aguarda el aire en silencio
Recato de hembra solitaria
enigmática fragancia
expele dulce hechizo revelador
Si quieres ¡pide!
rojo
hálito
solo tuya
tu fugaz y dos se quedan tras tu marcha
Un nuevo sol tenue, que aun esta por hablar
El nuevo amor alumbrado, con la prímula anunciante, pétalo a pétalo
Meridiano de ambos, de oriente a occidente
somos invisibles, en dos partes
Vestida con tus ojos florezco revivida, en tu risa inocente
como diamante forjado en entrañas de épocas
reflejada en ti
Con los huesos hambrientos
tu y yo, mentes unificadas, mudas las bocas
¿Ha muerto el ansia de la llama en fugaz rayo?
Con ojos terrestres y el estomago lleno, vacío de simiente
en ti culmino el horno dador.

La tormenta atronadora de caótica marabunta
yo en ti, tu en mi
te guardo en reinos baldíos
donde te encumbro en pedestales
prendado, me desdoblo en niño mentiroso y hombre cobarde

¿Porque muere degradado el vinculo de hierro, si en mi anida leal el compromiso?
hermosa devoción.

precioso cuadro de Pissarro

Se parte el verano en aguacero, me trastorna desubicado
Corren como lagartos erguidos, dentados hambrientos asesinos cual ariete
en un extenderse inconexo
despliegan una procesionaria de miasma precioso
bocas negras, cáncer de trajes muertos por miles de portadores
siento necrosándose el hormiguero, matadero de pétalos humanos
copan estatuas heráldicas
Nos huelen a res sabedores, almuerzo entre horas
enlatados en sótanos y torres como bandejas de supermercado.
De espaldas eres como todos
en girándote me espanto
ayer vecino, señor de tu casa, cabeza orgullosa
sonrisa engañosa y manos lacias, con corazón de adelfa
Miradas encontradas que esquivo con los ojos
hablando al vacío, flores perfumadas en tus oídos sordos
un disfraz de trotamundos
un ultimo vistazo y me lanzo tierra de por medio.

Muerte prevista, voy fuego hacia ti
como halcón maduro, rasgando el velo
firme por quebranto
una hoja mecida que cae meteoro
Se pierden las palomas, vacía la botella varada
espero tu voz en el cable eléctrico
eche el discurso ultimo, te llego en tono extranjero
Esos que jamas tu querrías o enterrarías
miran opacos, levantando olas de familiares ensalivados
Abandonaste mi lado como golondrina cumplidora
añoro el horizonte de tu estela, símbolo del futuro
en la noche tu nido vacío, rauda tu marcha.

Siempre te tendré presente
se desmoronan las cárceles
carreras, demonios tatuando la arena
desgarros a la espalda
jaula de manos y dientes
ojos ponzoñosos
tornado de muerte
yerma la tierra tras su paso
ríos de estampidas
unos lentos otros bravos
Esperabas mi llegada
he sudado con el viento
nuestras manos tocan reja separadora
cae la venda que alimenta pesadillas
canta el mirlo alabanzas
compiten sol y destelleantes narcisos
yo agradezco me vistas con tus brazos
y fundo desmoronado de amor.

Un saludo señor, su poema es increible, lleno de fuerza dinámica, me ha inspirado como rayo.
Espero no ofenderle.
Atentamente Johnson Ulises.




miércoles, 2 de octubre de 2013

Comentarios 20 - Para Maynor Xavier Cruz - La sirena




Un sireno mira fijamente el horizonte
hace tiempo que lo hace
aguardando mitigar una ausencia dolorosa
sobre una roca vestida de sal y que cobija al gobio
con dedos fuertes talla corales en formas soñadoras.

El señor del kraken le arde en el torso
le insta en furia búsqueda.

El sol se apaga fundiendo mar y cielo
y ya la piel sin brillo por los largos días a la intemperie
lo hace por tenacidad
para curtir sus músculos
ya no grita
solo susurra, como un anciano que aconseja tesoros
los corre limos hoyan ermitaños
ya no hay piratas de palo
ni cacerias bajo el agua.

Sus manos hambrientan una boca
su boca un cuello que morder
su hombría un gemido que se guarda el viento.

Su cola es la fuerza con que alimenta las mareas
quizá ella se refleje en sus escamas
y libere un poder que ni el mismo conoce
tal vez la mujer-pez lo engulla en su seno
como hace la tormenta con los islotes huérfanos
vírgenes de conquista.

Esa mañana el mar cantaba como siempre
el sol brillaba el mismo lienzo
el viento le hablo
el hombre pez devolvió las tallas al mar y
se zambullo en el negro acuoso dispuesto a recorrerlo.


martes, 1 de octubre de 2013

Comentarios 19 - Para letras Simbólicas - Entre amigos de Jaime Falcone


Es cerca de la llama que se encienden las vísceras del alma.
Siendo el motor impulsor del cosmos que habita en ti, en mi, en todo lo que vibra.
Debajo del fuego, detrás de la ceguera que arde, en el sosiego
encuentras todo le demás, lo que realmente alimenta el mana inmortal.

Saludos, tu poema me inspiro estas lineas, espero no ofender.
Me gusta el blog.
Un abrazo. Johnson Ulises.

domingo, 29 de septiembre de 2013

Comentarios 18 - para Tom - La Ultima Rebelion - Hacia ese lugar profundo


Moldes, y de los baratos, productos tullidos desenfocados que se arrastran erguidos sonrrientes, creyentes orgullosos engañados, complacientes, con pasado, incluso de milenios, todo baldío, inservible, en plena efervescencia comunicativa tecnológica la ceguera se acrecienta. En un abrazo desaparece todo,el bagaje desolador que nos atenaza, la punzante opresión del sistema devorador. Lloro la marcha de los que se fueron, cierto es que dejan trocitos educativos, y trazas que duelen, casi nunca se equilibran. En los estantes de la memoria encuentro algo de paz sucedánea, insuficiente.

Una gran trayada, la tuya. Inspiradora.

Un saludo. Aun no se ha acabado ¿verdad?.  

Comentarios 17 - para BDsm Venezuela - Déjame ser tu otro lado



Déjame ser el yo que habita en ti que conforma tus anhelos, moldea mi carne, mi mente, proyecto de perfección sometido a la voluntad del viento que gime. Quiero ser lo sea que eres, de fuego, de hielo. Quema mi piel, come mi carne, machaca mis huesos, quiero que inhales mi esencia hasta que te sangren los ojos y puedas verme eterna.

Un poema precioso, un placer leerte.

Abrazo.

sábado, 28 de septiembre de 2013

Comentarios 16 - para Rufino U. Sánchez - Un cuento en tu oido - El lobo



Chupalongas salio de casa dejando la cuerda en el perchero, ya no le hacia falta, de camino a destino estuvo contando arboles, no todos desconocidos, al sauce siempre le tocaba, cuando le saludaba con unas palabras murmurantes, dejando una huella de agradecimiento. Unos metros delante suyo encontró a muchos adultos reunidos, hablaban como gorriones. Uno con traje oscuro les observaba callado. 
Cuando se fueron, el traje recogió cuidadosamente las volutas de aire apalabradas que suspendidas aguardaban una conclusión practica. Al termino se marcho. Chupalongas, trastornado, se fue para volver a la mañana siguiente, en la que se repitió la escena, y así sucesivamente durante todo un año. El ultimo día regreso a casa donde el abuelo cuidaba del nieto como siempre, cada uno en una zona del salón, el uno mirando la televisión ausente, el otro ausente coloreando adultos ausentes. Chupalongas se acerco decidido al anciano y le mordió en la pantorrilla con fuerza, entonces le contó lo que había visto. El abuelo se levanto y fue a la estantería de la biblioteca. En ese momento un lobo de traje gris cayo fulminado.

Saludos Rufino, tu frase me ha inspirado.

Un abrazo.


viernes, 27 de septiembre de 2013

Comentarios 15 - para Humberto Dib - Leña

Esa mañana un niño se sentó bajo un árbol del jardincito frente a la ventana de su cuarto, los niños son como esponjitas. Repetidas veces había visto a un adulto buscar la protectora sombra del plátano, Se fijo que acompañaba con un libro las mañanas del mirlo, los mediodías de los gorriones y la algarabía de la urraca que merodea la ausencia de todos, en busca de tesoros abandonados o perdidos. Hoy cogió su gorra favorita, verde matorral, pensó que así podría mimetizarse con la flora, y formar parte de aquel cercano biotopo, que la madre de todos mantenía resistente, al avance del cemento axfisiante y el hormigón imponente. Apenas unos minutos del comienzo de la lectura, decidió moverse unos metros para que el sol le regara la piel tierna de infante soñador, cerro los ojos para mirarlo respetuoso y aspiro una bocanada de vida tibia invisible, que sus pulmoncitos se tragaron con avidez. En ese momento un Peugeot 208 que salia a toda prisa despues de alunizar un banco atracado, esquivo un vehículo de la policía envistiendo el parquecillo justo en la linea del crío, el árbol plátano se desplazó tres metros interceptando el ariete asesino metálico, parándolo en seco, destrozándole el frontal, machacándole el motor tractor indiferente. La gorra del niño voló unos metros delante suyo, giró la cabeza golpeada por el aire desplazado en el impacto y vio un gigante que le abrazaba, envolviéndole en color verde, como el de su gorrita. Esa noche se sentó junto al fuego con el libro cerrado sobre el regazo, en las llamas pudo ver una sonrisa, los tocones recién cortados que su padre había comprado esa tarde, le crepitaban promesas atemporales, tranquilo, mañana tu me abrazaras a mi y yo leeré ese libro, Hasta entonces, no vuelvas a cerrarlo por nada.

Señor, su relato maravilloso me ha inspirado, espero que eso no le resulte ofensivo.

Atentamente Johnson Ulises.

domingo, 22 de septiembre de 2013

comentarios 14 - para Asideros del abismo

Se que eres la muerte
Que no me resisto a tu canto
Me he echado a la mar sin cuerdas

Temo aferrarme al mástil y vivir el resto en añoranza.

enlace - Hai-kú

viernes, 20 de septiembre de 2013

comentarios 13 - para Antonio Porpetta sobre el poema "Esto ha cambiado mucho"

Es cierto, que mucho ha cambiado todo.
Ya no son coloridas las pieles ni aterciopeladas las voces de quien debieran.
Ya no se sueña en un mundo nada inocente.
Porque ademas, esta es una tierra dura, casi baldia para el colibrí.
Imposible para los bardos, sagrados otrora, yacen muertos por veraces.
Plagados los caminos de juglares alentados por trovadores insustanciales, cobardes.
Los valientes toros no dejaron huella suficiente en los jóvenes gazapos.
Las ancianas garzas sucumbieron al sistema que borra la memoria del mundo.
Todos danzan ahora al son del martillo y el plástico.
Unos hablan de otros.
Otros de cosas.
Y los menos de ideas, pero no usan las manos para conformarlas.
Un saludo para las gaviotas que anidan lejos.
Un abrazo para tus centauros, nos veremos todos al otro lado,
donde el tiempo es un río que no quema.
Aun estas aquí y en compañía.

He visto cernícalos y algún águila desde el tocón, donde observo con ojos de búho.

comentarios 12 - para Humberto Dib

jajajaja, como la vida misma, el mundo necesita pero no quiere cambio. Los hombres aun son larvas, midiendolo todo bajo un rasero limitado. Sin embargo la antropologia sigue corriendo por nuestras venas, el heroe lo es, porque su carro es tan heroico como el. Nada importa lo que va dentro, solo la hermosa y cara piel que lo cubre, es el juego, la moneda de cambio, todos acicalamos el espejo en un intento de mejorar lo que refleja. Conozco cencerros dorados que cantan roncos, y perduran en el tiempo mientras caen los bardos que visten veraces.

enlace - Velocidades

domingo, 15 de septiembre de 2013

comentarios 11 - para Velpister

peludas
comestibles
ruidosas
que anticipan el asesinato
reflejos de nuestra torpeza
por eso van a la mierda
unas cabronas jode siestas
.
.
.
.
.
si alguna vez soy una
me bañare en chocolates suizos
molestare a mas de un cabronazo.

   enlace - las moscas

comentarios 10 - para La ciudad sin nombre

Hablaron las abuelas y la canción sonó joven.
Inexperta, moderna.
Nada dijeron de piedras y cuarzos ni de caldo hecho de espinas.
Nada importaba en el dulce principio.
Amargo el ácido invierno.
Que volátil resulta la memoria del hombre.
Ni toda la información del mundo basta para usarla con atino.
Todo esta ahí y da igual.

El mundo gira mutilado mientras cuantificamos el desierto granito a granito.

enlace - Voz ácida en días ácidos

viernes, 13 de septiembre de 2013

comentarios 9 para MAREVA

Extiende el dedo dentado que prende a gritos la carne vacía.
Arrasa la piel gris que refleja despojos baldíos.
Arde en el día, iluminando los ojos vidriosos de las larvas.
Quémalos si muerden tu nombre.
Arde de noche, iluminando las voces que gimen.
Quémalos si extienden su sombra.
Hoguera veraz
Llamatazo devorador de residuos que mienten.
Que ardan los sacos de carne parlantes.
Plantaté y aguarda hasta que te nutras con la investidura del viento en tus bocas de luz verde
Sube como ardilla
Mira como fruto
Come como gusano
Cae en el pozo de semillas atemporales
Fluye, mata, devora, a ella le encanta.
Collares de venas azules dibujan la gloria en mi cuello mientras apisono el estiércol inmundo que grita.
Ayer me intuí hoy extraño, hoy me desfiguro en ayer desechado, mañana surcaré eones antes de nacer.

jueves, 12 de septiembre de 2013

comentarios 8 - para editorial Celesta

Caen las lunas despedazando lienzos de vida que se renuevan con el fuego helado de la inmortal madre, asesina en serie, que golpea pero no abandona.
El olvido es la debilidad del hombre pequeño, que se conforma con el saco que nunca llena del todo.
Los vestigios sobreviven al cauce erosionante del tiempo, alimentado por la sangre azul agridulce, lecho primigenio de todas las razas.
No desesperes por lo callado, por la piedra aun por descubrir al hombre de carne vacilante.
Tras el velo que separa esto de aquello, volverás a presentarte de nuevo.
Ya fuiste trilobite y celacanto.
Lagarto y manticora.

Muere aprendiz de hombre, ya seras águila al viento.

comentarios 7 - para Respirando entre palabras

El placer es de ambos, desmedido y con mesura en reparos.
Solo importa la carne y el alma como espectador invisible, deslizándose por la piel, desgarrándose por la boca, creando sueños con las manos, moldeándose los cuerpos hasta fundirse en uno solo, que debe, que puede, que anhela y suspira.
El tiempo no importa, el reloj se detiene, todos los días son el mismo, uno solo en un momento único, singular en llamas abrasadoras.

No importa lo que sigue, incluso si deviene la muerte, sera un final fusionado con el otro, habrá renacimiento.

enlace El vicio es solo mio

martes, 10 de septiembre de 2013

poema - LAS TRES PLUMAS NEGRAS - pluma de sangre- tiempo



poema 2 - TIEMPO

PLUMA DE SANGRE


Aquel día contemple el techo celeste
de las pretensiones del hombre constructor de antaño
tampoco es que fuera mucho
pero entonces creía erigir la escalera que llevaba a las salas de los ángeles.

Te dije en voz alta lo que veía, te lo explique, lo hice en tu idioma
Te lo desgrane en balde porque tus ojos contemplaban otro paisaje.
Ese día moriste
Tu cuerpo de piedra grácil se convirtió en el reloj de arena entre dos mundos
Esta vida no ha sido mía
Todos estos años, mi carne zarandeada
ha deambulado el mundo esperando el regreso de un hombre que no había nacido
ningún humano nace sabiendo que vivir significa matar
hoy he vuelto a la escalera
He recordado que cuando te dije que podía volar, tu guardaste silencio
No pudiste darme lo que no tenias
Las alas hay que ganárselas por el camino largo
Casi me muero
Casi me matan
Casi me mato
He llegado después de girar una galaxia entera
Estoy en el origen pero ya no soy la misma cosa
Tu eres la ultima cadena, la mas gruesa
La mas antigua de esta vida, la primera de la otra
Toda la existencia padeciendo que fuese tuya hasta los ancestros primigenios
En mi piel se advierten los jeroglíficos de todos los otros
Hasta que no era mas que simple plasma al rojo
Ya no me duele que seas tú
Soy tu asesino y mañana la tierra es nueva
Tu herencia muere contigo, no quiero para el mundo lo que ofreces
Ya te espere suficiente hasta desgastarse el anhelo
No llores ahora
Es tarde para eso
Es tarde para que regreses al agua, ya no tienes branquias
Tampoco te sustenta el aire por que nunca soñaste
La cueva en la que te escondes vomitara tus huesos para que el sol blanquee tu huella
Dentro de unos años, las extremidades metálicas de un dinosaurio mecánico
molerá los vestigios de lo que pudiste ser.

comentarios 6 - para momentos con gloria


Tras el velo que arde en mi pecho, y nubla la mente esclava y volcada, veo un rostro que no es el tuyo. Estiro los brazos buscando el soporte de la cabeza cuyos besos anhelo y palpo el congelado desprecio revelador de una carne embalsamada en piedra. Atenazando tu vida con fuerza, amenaza la mía romperse y suelto, quebrándose el yugo invisible de hierro que esclavizaba mi alma. Cuando te miro de nuevo, veo mi cara de mármol despedazándose como una carcasa de antiguos equívocos. El viento que susurraba veraz la condición de todo ser, me insta a saltar y desplegarme lejos del oscuro sortilegio que solo yo podía romper.


enlace  desprecio

hammond, eres idiota - MONTONCITOS

Te hecho de menos
Ya se que te vas por trabajo, que es tu deber y que no quepo en tu bolso de mano.
Tus ausencias me golpean, cortas, largas. Sobre todo en la hombría, nuestra cama parece un desierto doliente de anhelos. Me lo has estropeado, el estar solo.
Soy un onanista consumado incapaz de satisfacerme. Me cabrían veinte o treinta mujeres en la casa, treinta y una si vació la nevera, y lloro.
- ¿Cuando vuelves?-
- Aun no he salido del edificio, estoy en el portal, cuelga-

Cuando no estas, mi antigua soledad de hombre toma el control y construye su mundo como cuando era un virgen ignorante de la convivencia.
Voy por el recinto erigiendo montoncitos característicos de mi condición.
No creas que intento desterrar tu presencia, es que la parte que habita en todo macho cuyo lema es: HAY QUE SALVAR A LA ESPECIE DE LA EXTINCIÓN. Es una sombra siempre presente, una oscuridad predominante en lucha contra toda luz, que empuja a los machos a amar a la mujer en esencia genérica, osea: a todas las que se pongan a tiro.
Ni los anillos.
Ni los contratos matrimoniales sin separación de bienes.
Ni los niños pueden cambiar eso.

Sigo desplegando mis hábitos imperdonables:
Dejo la chaqueta sobre el sillón de la entrada, junto al perchero.
Los calzoncillos en el escritorio junto al ratón del ordenador o encima de el.
Se donde esta todo, nada se perdería en ese universo de masculinidad, cualquier tipo que pasase por allí, reconocería ese ecosistema como una forma de vida fiable y fluida.

Dejo los paquetes de tabaco vacíos esparcidos como cubitos de hielo nicotinicos que no se deshacen.
¡No es desorden!, están ahí por algo, ¿Es que nadie sabe que si te ves en el apuro de quedarte sin tabaco a las 2 de la madrugada un martes, la forma de sobrevivir es reuniendo el polvillo residual de 100 cajetillas arrugadas para conformar el cigarro salvador?
Nada existe al azar en mundo hombre.

Dejo montoncitos de sobres vacíos contenedores de facturas, despedazados ritualmente sobre la encimera, la mesita baja del salón, sobre el cubre rollos de papel higiénico del baño.

Olvido las fechas clave de nuestra relación a propósito, así cada vez que llegan y me lo recuerdas es como si fuera la primera vez, manteniendo fresco nuestro amor.

Calcetines limpios y usados, mezclándose en un vals sobre una moqueta de memoria imposible.
La toalla de la ducha desparramada húmeda sobre el sofá, cuando se seque vale de manta para la siesta.

- Hola, ¿cuando vuelves?-
- Come en el chino-
- Es que allí no me entienden cuando les digo que te quiero-
- Vete donde tu madre-

Me he encontrado un animalillo debajo de un montoncito. Tenia un collar rojo del que colgaba una tarjeta con fecha pasada que decía:

"FELIZ CUMPLEAÑOS"


- ¡Joder! -

comentarios 5 - para Antonio Porpetta

En el desván de los valientes
donde beben los que gritan el fuego de sus venas
en ese abrevadero del mana del alma encontró la daga.

En la ruptura de la decencia y la boca, ebrios de injurias
marionetas del injustificado brazo invasor
se levanta sobre el escombro, el gutural sonido del extraño.

Prefirió el cañonazo del orgullo veraz
que permanece vivo en ti a través del tiempo
y ahora en quien lo lee
mas
¿Quien se acordaría en esta tierra de los atacantes si ella hubiese callado y matado después?
prefirió el trabajo rápido y vello de un alma heroico
que un plan lento y meticuloso, a la vez que deshumanizante.

Ya ves amigo, siete pedazos de metal bastan para tumbar una carne
pero ni siete mil plomos de esos borran el valor celta de una mujer que grita al viento
mira hasta donde llegan sus hazañas, pues este crio se ha hecho eco.


Saludos Joaquina, el tiempo se pliega propiciando encuentros, algún día seré otra cosa, quizás con suerte escuche tu voz con orejas de humano y sonría retornado.

Todos somos materia, incluso plomo.


comentarios 4 - para siempre soledad del sol


Una esfera de rocío en la piel carnosa del pétalo color corazón, refleja el rostro aéreo de una polilla diurna, que solicita el mana sintetizado de un sol nutriente. Esta simbiosis de amor universal, baila idéntica esparcida por todo el cosmos, somos el polen que viaja adherido a los que cantan a la vida insistente, que se resiste al olvido desgarrador.

Esto es lo que ha hecho tu hermoso poema conmigo.



lunes, 9 de septiembre de 2013

comentarios 3 - para hoguera de ideas

En la cresta de la ola, donde choca el acero enrojecido, el plasma corroe el consumo canibal, desaciendo los nodos de acero pretenciosos, que caen a llamatazos enfurecidos, Ulises no teme a la muerte, con el pecho enchido, atesorado de saber, en el ocaso final cuando caiga la luna, volveran los dinosaurios. De la oscuridad tenaz, correra la sangre que alimenta al golem que bebe del rio del tiempo.

comentarios 2 - para la niña de las naranjas

Todos los hombres, también el primero, que marcharon al mar, lo hicieron para pescar sirenas, todos arrepentidos de cambiar de medio, aun recuerdan cuando eran celacantos, feos, rudos, libres, en tierra hallaron un paraíso que nunca gozaron, demasiado ocupados enjaulandolo, matándose a placer para saciar un hambre antes desconocido, hasta que ya no quedo mas carne que la de los hombres. No importa cuan toscos eran los que se echaban a la mar, la sola posibilidad de escuchar su canto alimentaba la esperanza de volver al principio de los tiempos, pero cuando percibieron la melodía que trae la vida, la sangre que había alimentado sus venas en tierra, llevaba la ponzoña del odio, con el pecho cegado, asieron a las mujeres del agua a los mástiles al principio, rogándoles quebraran el sortilegio con sus voces, que les impedían respirar el liquido del crisol del mundo, exigiéndolas después les diesen la libertad merecida por sus conquistas, amenazándolas con dejar que se ahogaran al sol, en ese momento, la sirena grito, el mar paralizo el oleaje y la primera luna cayo, el impacto hizo que el océano devorase todo, anegando las tierras, reclamando para si todo vestigio de sus hijos imperfectos. Aun puedo ver sus cabellos brillar al alba desde el viento que agita mi sonrisa.